Fuego

Fuego

 

Fuego en las calles, fuego en nuestros cuerpos, fuego en nuestras cabezas y en nuestras venas. 

Mientras la incertidumbre se instala en nuestros pensamientos como un escenario constante, el fuego nos da esperanza de que lo que soñamos como utopía pueda ser posible. 

El fuego nos muestra la belleza de la desobediencia, nos reúne frente a su calor, entorno a su luz, como un cuadro de Rembrandt que inunda de oscuridad, con pequeñas pinceladas de luminosidad.

Así como la incertidumbre que nos embarga, junto a la esperanza que nos comienza teñir.

No sabíamos lo que era sentir que la rabia y la alegría podían convivir en un mismo lugar, no sabíamos lo liberador que era reconocernos y compartir el resentimiento, y que el fuego era una manera de sanar nuestras heridas. 

Nos emocionamos con que todo ardiera, para que todo desapareciera en cenizas, para que se derritieran esos corazones congelados consumidos por la rutina neoliberal.

Queremos que el fuego siga ardiendo en la calle y en nosotros, para no volver a la normalidad, para avanzar hacia un horizonte con la utopía por delante. 

Fotos: Marcela Araya, Valeria Alessandrini, Marucela Ramírez y Sofía Yanjarí.

Texto: Sofía Yanjarí.

Protestas sociales en Chile. Octubre 2019 - Enero 2020.

  • Facebook
  • Instagram

© 2023 by Sarah Lane. Proudly created with Wix.com

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Black Instagram Icon